Público de ‘Referencias territoriales’. (foto: Adalberto Roque).

–¿Qué trajo la marea?
–¿Mucho ruido y pocas nueces…? ¡Ah no, si es una obra de arte!

«Censurada por la policía, la muestra ‘Referencias territoriales’ evoca los fantasmas de los episodios de agosto de 1994.» King Shangó & San Pedro en el boicot es una reflexión del crítico Frency Fernández sobre esta exposición de la cual les hable hace unos días como la nueva marca referencial de ese territorio de la censura que es mi país.
Una galería de fotos permite un acercamiento efectivo para quienes creen que una imagen vale más que mil palabras, y yo, que confío en la palabra convertida en una imagen nata les recomiendo este artículo.
De Frency admiro su sinceridad. Estamos acostumbrados a leer y recibir críticas positivas como si todo fuera elogiable. Quizás nos ha influido más de lo que creemos esa nebulosa creada por el socialismo donde todo siempre está OK.
Recuerdo vagamente una consigna absurda de carretera, ‘Hay que saber tirar, pero tirar bien’ –Jorge Ferrer abunda sobre otras aristas del tema–.
Yo me pregunto pensando en lo que trajo la marea: ¿y el arte?
Una mascarada riéndose canta una conga:
–Qué lástima con Xiomara a mi me da…
Han pasado 28 años desde 1980. Yo y la mayoría de artistas de Referencias… erámos niños cuando Arte Calle invadía los parques de la Habana. Algunos a lo mejor ni habían nacido. Tiempo suficiente para que intentemos escribir nuestra propia historia, digo yo.
La censura seguirá siendo un acto repudiable y ‘hacer ruido’ es otra forma de valentía en aquel terreno de silencios, pero el arte se queda si vale, o se olvida.
_________________________________________________________________
Otros link relacionados con el tema:El reino de la censura, Nuevo movimiento de artistas independientes

Anuncios