La vecina del cuarto del fondo está templando ahora con el policía de Holguín, el emigrante, que a su vez está con una bisexual de Monte y Cienfuegos bar. La otra, la prostituta del cuarto continuo, fríe papitas porque tiene un italiano en casa, cuando la hija de la prostituta, que estudia en la Lenin, preuniversitario, está apretando en un carro con un hombre casado, ex-dirigente. Del otro lado del solar, frente a la escalera, los rokeros, hijos de papá y de nadie, fuman yerba y bailan; mientras la feita, la vecinita de catorce años, se acuesta con su padrastro, en lo que la madre de la feita, la delegada, preside una reunión y el hermano de la feita, hijo de la delegada, estafa a unos jugadores por dinero. Inmediatamente, la vecina del fondo termina de templar con el policía, la prostituta comienza a encuerarse, los rokeros fuman más y bailan, la hija de la prostituta sube las escaleras, la feita y el padrastro descansan abrazados, al hermano de la feita lo cogen preso y la madre, la delegada, se encuentra con una doctora-lesbiana-ginecóloga, cuando en la azotea, justo sobre todos los cuartos, alguien totalmente solo, pinta frente a la Luna. Aún.

Lien Carrazana Lau, La Habana 2004.
_________________________________________________________________
Este cuento es para mí mi primer cuento corto bien hecho, ha sido publicado en la revista cubana de literatura ‘El Cuentero’ 2006, en la antología ‘Vida laboral y otros relatos’ 2006, editorial caja china del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso, y en ese mismo lugar obtuvo uno de los Premio Dinosaurio. Ha sido publicado digitalmente en un montón de lugares, a veces sin yo enterarme, pero quiero que esté en mi blog, porque este cuento es para mí una ventana a ese pasado que es La Habana. También está incluido en un libro inédito que se llama ’33 segundos sobre un tobogán’, premio Francisco (Paco) Mir, en la Isla de la Juventud y cuya publicación todavía estoy esperando…

Anuncios