Alguien que ha estado aquí, que quizás lea esto en este momento, alguien con buena o mala voluntad, o con ambas (si tal cosa es posible), alguien que no tuvo la delicadeza de decirlo, y simplemente tomó un texto mío ‘The revolution evening post-intoxicación’ en el post ¿Generación de qué? y lo publicó en Kaos en la red sin pensar por un instante ¿o sí? que es una publicación que nada tiene que ver con mi postura política.
He escuchado mucho sobre el tema de los bandos últimamente. Sobre todo porque quiera o no ya pertenezco sólo con emigrar al bando ‘de los que se van’, esos que para la Cuba comunista siempre serán desertores, luego hijos renegados, luego extranjeros a los que sacarle la plata sucia del Imperialismo.
¿De izquierda o de derecha? Una pregunta que en la traducción del exilio cubano sería algo como ¿estás con ‘aquello’ o en contra?
Pero nada es tan radical, blanco o negro, por eso recuerdo la historia de P. y su respuesta ¿Con respecto a qué?.
Junto a un ultraizquierdista se prefiere un poco de derecha que acabe con tanta terquedad, junto a un ultraderechista se puede ser de una izquierda europea que suavice la culpa del primer mundo… pero no sé yo si sé deba ser tan light a la hora de pensar de qué lado de la política se quiere estar, tampoco he recibido otra visión del asunto que no sea adoctrinamiento, no tengo una formación política, porque rechacé la asignada, pero algo tengo claro, estoy del lado de las democracias, del lado de la libertad de expresión, del lado de los derechos humanos, estoy en contra de los que condenan a mi país a morir de hambre, de los que han destruido el alma de un pueblo que ya no sabe más que sobrevivir, en contra de los tiranos, de mentirosos, de los chivatos, de los verdugos voluntarios, de los pagados. Mi (im)postura política está formándose, es una oruga a punto de ser líbelula, es un embrión creciendo, pero como leyera en un correo de mi madre sobre un texto de Khalil Gibran acerca de los hijos: (…) pero no intentes, hacer que ellos sean como tú, porque la vida no marcha hacia atrás ni se demora en el ayer. Si algo tengo claro es lo que no quiero, y ‘aquella’ ideología no la quiero más.
El texto en cuestión siempre guardará igual significado esté en este blog o en esa publicación izquierdista, pero después de varios días de total estupefacción y de pasarlo por alto, hoy he vuelto a aquel Kaos y he sentido que estar rodeada de tanta bazofia comunista no me causa ninguna gracia. Por favor lector, no me vuelvas a publicarme sin avisar. Y ahórrate detalles.

PD: Luego de mi petición vía e-mail, ha sido retirado el texto, de lo cual me alegro infinitamente. 
Anuncios