Internet se presta para husmear. Accedo a la ‘realidad’ de espacios a miles de kilómetros. Desde México me cuentan sobre conocidos que veo en fotos de La Habana colgadas por alguna blogger en Facebook. Intercambio recuerdos de San Alejandro y la escuela al campo con colegas que ahora viven en Miami, están igualitos en las fotos, a veces me cuesta reconocer a alguno que se queda enredado entre los escombros de mi memoria.
Amnésica, recorro este viaje a velocidades insospechadas, la realidad que habitaba en la Isla no está en las imágenes que logro escrutar por la web. No falto en ninguna foto, no es mi mundo, no pertenezco.
Fotos: la Bienal de La Habana, performance, national blogosfera, borracheras decadentes, grietas grises paredes llenas de posters; antes de irme de Cuba dejé en el siglo XX mis trenzas casi rastas, mi rebeldía sin causa, mi loop de incomprendida tercermundista, descolgué los graffitis de las paredes en el 2003, guarde las fotos y los dibujos en un sobre, puse lámparas, corrí en los atardeceres del 2007 y llegué hasta aquí, comprendiendo que uno no puede vivir en el pasado.

In the future…
No estuve tan extrañamente cerca de determinada parte de los demás antes de Internet. Conversar a través de este espacio seguirá siendo para mí una ventana al futuro. En ella estás tú asomado.
Hola presente.