Realidad, tantas cosas se dicen de la realidad.
Me preocupo porque no tengo ganas de escribir. Llevo días, meses, años sin escribir…
Observo todo a medias, supongo que como todo el mundo, unos más que otros, unos cosas distintas a otros, la misma realidad en versiones libres y personales. A algunos nos gusta más el metro, a otros los autobuses, los trenes, los coches, las bicicletas. Andar la ciudad una tarde en las fiestas de San Isidro, patrón de Madrid, la calle llena de chulapos y chulapas, aglomeraciones de gentes para verles pasar, orgullosos y modestos –como se pueden conjugar estas dos cosas a la vez-, verles bailar, el chulapo muy erguido, dejándose llevar por la chulapa que le hace girar sobre sí mismo, un hombre enojado pasa entre el tumulto: esto está muy visto ya hombre!
Pero para nosotros es nuevo, hacemos fotos como los turistas, como esas japonesas que se asoman a los balcones de la calle Mayor. Filmo a los caballos y los jinetes, a la virgen en procesión por las callejas, a los jóvenes sobre la yerba, al agua cayendo en la fuente de los Jardines de Sabatini.
Soy parte de una postal que tengo que vivir, para que llegue el tiempo de escribir.

Chulapas y chulapos fotografiados por Lindomar.

Anuncios