El Retiro

Otra noche de lluvia en Madrid. Escucho música y miro fotos de nuestros paseos cuando la ciudad nos regaló días con sol y salimos a caminarla en todas direcciones. Tardes de barrio, atardeceres de Gran Vía, la caída de la luz en los túneles de Plaza de España.

El otro día me dijeron “que debía vivir en Madrid de una vez por todas”.

Y yo vivo (en) Madrid.

Vivo la ciudad de adentro hacia fuera, con el asombro que nunca tendrá un hijo de esta tierra. Y con la nostalgia que sólo tiene quien ha tenido que dejar la suya.

Bailo bajo la piel de cemento de estas calles castizas, viajo en sus intestinos, me pierdo a conciencia en sus avenidas. Todavía soy la forastera, todavía ningún parque lleva mi nombre. Pero estoy aquí, he llegado para quedarme.

Soy una isla en Madrid.

PD: De ciudad no me he mudado, pero si de Blogger a WordPress. Les dejo más fotos de este Madrid mío en Flickr y una lista de música de Spotify para esta madrugada de lluvia.