La soledad del limpiador de fondo. @lacajadelachina
La soledad del limpiador de fondo. @lacajadelachina

1. Octubre es salir del espejismo de septiembre, y quitarse con enfado los vestigios del verano. Guardar el bikini hasta el próximo año. Que se diluyan los rayos del sol en mi cuerpo. Adiós, verano, te echaré de menos.


2. Octubre es amarillo como las hojas secas en las aceras de Madrid. La brisa que viene y va jugando a confundirnos. Llevar un jersey de quita y pon. La resistencia a la nostalgia que es otra forma de nostalgia. Octubre es otoño.

3. Octubre es enfermedad. Cuando estás enfermo te sientes más solo que nunca. El malestar físico es intransferible. Aislada por la conjuntivitis me recluí en mis pensamientos. Estar enfermo es pensar en todo y en nada, recorrer la mente en círculos, hacer abstinencia de mirar. Refugiarme en relatos audiovisuales de muertos célebres: Dalí, Cortázar o Rulfo, por ejemplo. Un enfermo que sabe que mejorara puede darse el lujo de intimar con fantasmas.

Steve Jobs (1955-2011)
http://www.apple.com

4. Octubre es muerte. Un hombre quiso cambiar el mundo, y lo consiguió, sin Steve Jobs hoy no estarías leyendo este post en un ordenador con una interface de usuario tan visual o desde un dispositivo móvil conectado a internet. Jobs dejó un legado que cambió nuestra manera de relacionarnos con la tecnología, la que antes de 1984 era solo cosa de científicos, y no se conformó con eso, buscó la belleza sin separarla de la utilidad. Su historia es, también, la del sueño americano, un hombre adoptado que no terminó la universidad y fundó en un garaje la que más tarde sería una de las empresas más exitosas del mundo. Por hombres como él sabemos que nuestra civilización le falta mucho por inventar para superarse a sí misma.

5. Octubre es histórico. Un 10 de octubre de 1868, en Cuba, Carlos Manuel de Céspedes le dio la libertad a sus esclavos incitándolos a luchar junto a él por la independencia de la Isla ante el colonialismo español, iniciándose la Guerra de los Diez Años. 143 años después, los cubanos somos esclavos de una política dictatorial que priva de los derechos fundamentales a sus ciudadanos, y todavía hay quienes viviendo en sociedades demócratas simpatizan con la revolución cubana y se ponen camisetas del Che sin saber que llevan a un asesino en el pecho. Se cumplen 519 años de que Colón desembarcara en América, y en el Parque de Berlín de Madrid, frente a trozos de ese muro de la vergüenza, la réplica de una celda cubana nos recuerda que hay países como el mío, donde los derechos humanos son pisoteados por unos pocos que, bajo el falso velo de la “igualdad” comunista, igualaron en la miseria y el aislamiento. Porque un ciudadano demócrata del siglo XXI, si es coherente con el legado histórico del mundo que le ha tocado vivir, sabe que cualquier dictadura es la esclavitud del pensamiento. Sea de izquierdas o de derechas.

réplica de celda cubana
Réplica de celda cubana, Parque de Berlín, Madrid. (Foto: Lien C. Lau)

6. Octubre es inmortalidad. La de una ex-maestra cubana que por amor decidió librar una batalla con un gladiolo en la mano. La Dama de Blanco, Laura Pollán murió en La Habana del 2011 sin ver un cambio de sistema político. Apenas ocho meses después de la liberación de su esposo, el periodista independiente Héctor Maceda, uno de los 75 presos de la Primavera Negra de Cuba, por quien su mujer pasó a ser líder de mujeres que caminan limpiando con sus blancas vestimentas las calles de una ciudad triste y sucia, mujeres que en protesta pacífica lograron tras años de maltratos, segregación, persecución y sufrimiento, que el mundo les prestara atención, que la prensa internacional denunciara las agresiones, y la liberación de sus esposos, absurdamente condenados a penas de hasta 20 años de cárcel solo por disentir contra el régimen. Mujeres como Laura, nos ejemplifican el verbo valentía en un país donde el miedo es la harina del pan.

Laura Pollán junto a su esposo, Héctor Maceda, tras la liberación de éste. (AP)

7. Octubre es incertidumbre. El mundo sigue girando, y las manifestaciones de descontentos con la crisis, la política y ¿el capitalismo?, se suceden como una ola humana por varias ciudades del mundo, España huele a desencanto, pero también a cerveza, indignación, es la palabra de (des)orden. En Cuba, Yoani Sánchez se pregunta:

Los cubanos de hoy nacemos indignados, aunque no lo sepamos. La indignación se vuelve un estado natural, un cáncer crónico al que anestesiar con evasión. Huimos hacia nosotros mismos. Una nación fracturada en rompecabezas, del que formamos parte todos, cubanos en cualquier lugar del mundo y en la Isla, pero no conseguimos reunificarnos. Las fichas están dispersas, quebradizas, retenidas, distanciadas. Estamos tan indignados que no tenemos ni ganas de manifestarlo. Hemos aprendido a vivir con ello, la misma adaptación que nos hace sobrevivir nos mata.

8. Octubre es paradoja, y aún no se acaba el mes. Ni el mundo. Ni la crisis. Ni se mueren los dictadores. Ni los cubanos se indignan más allá de su interior.

9. Octubre es esperanza, de que la muerte nos sirva para honrar a quienes vivirán, de ahora en lo adelante, en la memoria colectiva; recordar que estamos vivos, preguntarnos qué mundo queremos legar a nuestros descendientes, quiénes somos, quiénes no queremos ser.

10. Octubre es deseo: Que el invierno demore un poco más. Que el espíritu de superación y el amor nos sigan inspirando. Que logremos ser consecuentes con nuestra historia, que formemos parte activa de ella desde lo que somos: ciudadanos. Que exijamos nuestros derechos pero cumplamos con nuestros deberes. Que no nos falte la consciencia y el sentido común. Que sepamos pensar como individuos que a su vez forman parte de una colectividad. Que la educación, los valores, la fe no se aparten de nosotros. Que octubre continúe fluyendo, porque no hay nada más importante que esta vida, este momento, hoy. Octubre es (un) presente. Es lo que tú quieras que sea. (Del lat. Octōber, -bris). Décimo mes del año. Tiene 31 días.

Anuncios