Cesaron las lluvias de este mes hijo del Sol.
Todos se abrazan porque el invierno vendrá algún día sin avisar.
Las muchachas en círculo se quitan los zapatos
y sus blancos pies te enrojecen las mejillas.
Bellas y ajenas.
¿Y Eva?
¿Dónde se escondió la Eva que te destinaron?
¿Dónde estaba que nadie pudo verla en la cantina?
Muchacho de lona lila, adolescente de Liverpool,
de pantalones campanas y ceñidas camisas,
raptaron a tu Eva
y te han dejado solo en la cantina,
quedando la esperanza de su rostro en el fondo de tu vaso.
No tendrás más consuelo que esperar a que regrese
tomándote un trago en compañía de aquel hermoso joven.

 
Lien C. Lau, Santa Clara, 1998.