Besé largamente tus párpados mojados. Luego tomé agua y me tragué tu tristeza, para que mi estómago la diseminara por mi cuerpo, y tu dolor fuera mío también. Para tenerte dentro un poco más.

 

Del libro ’33 segundos sobre un tobogán’, Lien C. Lau, La Habana, 2006.

Anuncios