Sonia Garro, la única integrante presa de las Damas de Blanco, su esposo, Ramón Alejandro Muñoz González, y el también disidente Eugenio Hernández Hernández cumplen este 18 de marzo dos años de encarcelamiento.

El régimen no fija fecha para el juicio, los acusan de “atentado, desorden público y asesinato en grado de tentativa”.

10, 14 y 11 años de cárcel, respectivamente. Pero llevan dos esperando. Porque en Cuba no hay justicia, el poder judicial está en manos de un régimen totalitario, dictatorial e inhumano.

Dos años de separar familias; han dejado a la hija de Garro, una menor, sin su madre desde 2012.

Sonia Garro y su esposo Ramón Alejandro Muñoz. (MARTÍ NOTICIAS)

No nos olvidemos de Cuba, de quienes están en sus cárceles, de quienes no tienen voz para pedir libertad. De quienes, en resumen, no son libres.

 

Recordatorio:

Sonia Garro, Ramón Alejandro Muñoz y Eugenio Hernández fueron detenidos en marzo de 2012 en un violento operativo en el que las autoridades emplearon tropas especiales y balas de goma. La Dama de Blanco resultó herida en una pierna.

En los dos años que llevan en prisión, tanto Garro como su esposo han sido víctimas de golpizas y otros castigos por parte de las autoridades y reos comunes incitados por estas. Ambos han pasado por celdas de aislamiento.

Activistas, exiliados, congresistas estadounidenses y familiares han solicitado en reiteradas ocasiones, sin éxito, que Amnistía Internacional declare a los opositores prisioneros de conciencia.

Tomado de DIARIO DE CUBA | 10 Mar 2014 – 6:47 pm.