El rey abdica y tú:

pensando

en las piernas de una mujer mundana.

 

El rey abdica y en tus ojos

se proyectan alas

la poesía se levanta sin bragas

ella te fuma en una bocanada

tú la aspiras como si nada.

 

El rey abdica y tú te proclamas

rey de otras piernas

que son tierra lejana

suspiro

promesa

falsedad

palabras

deseo

o nada.

 

«El rey abdica, es un día histórico», se oye

en todos los telediarios.

Y tu polla celebra

“hace un día de playa”

⎯la de sus bragas mojadas⎯.

 

El rey abdica y tú te levantas

tu cuerpo se levanta

tu miembro se levanta

tu mente se levanta

¡De pie!

El rey abdica y tú estallas.

 

 

Lien Carrazana Lau, Madrid, 2 de junio de 2014.