Buscar

La china fuera de la Caja

Arte, Literatura, Cuba y todo lo demás…

Categoría

Cuento

En cada calle un chivato

Esta noche en casi toda Cuba se repetirá un ritual mecánico: “celebrar” la víspera del aniversario de la fundación, el 28 de septiembre en 1960, de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), organización destinada a vigilar a nivel de barrio las posibles conductas que no se ajusten a las de un revolucionario.

En palabras del propio Fidel Castro: “ver qué es lo que hacen las personas y a qué se dedican”. Es decir, el Gran Hermano comunista, pero las cámaras en este caso son los ojos de los vecinos, que estarán dispuestos a delatarte si no cumples con los preceptos de la revolución.

Pero como casi todo en mi isla, la mayoría de esas fiestas son una pantomima en la que cada vez menos gente cree aunque sigan participando de ella. Ojalá llegue pronto el día en que decidan simplemente no salir a la calle, no formar parte del coro, pero todavía la muerte de los CDR, y de la dictadura, se presenta lenta. Un triste reality de demasiadas ediciones, 54 y ¿pa’ lante?

De mis encontronazos con los CDR tendría mucho que contar, pero esta vez prefiero presentarles un cuento que escribí a propósito de estas fiestas, en 2007, antes de irme de la Isla. El cuento forma parte del libro 33 segundos sobre un tobogán, Premio Nacional Francisco (Paco) Mir 2007, que debió publicarse como parte del galardón, pero al dejar Cuba no se produjo dicha publicación.

Fiesta de los CDR en Cuba. (Foto: CUBANET)

Seguir leyendo “En cada calle un chivato”

Festival

Cine. Francés, español, italiano, danés, alemán, neozelandés, de La India, del Planeta Marte, cine de cualquier lugar recóndito o muy conocido, no importa, ahí estaremos, llenaremos las salas como ratones atraídos por el sonido de la flauta luminosa. Hipnotizados ante la ilusión de dejar nuestras vidas afuera por un rato y transfigurarnos en la piel de otros. No importa de dónde vengan esos otros.   Cualquier lugar es mejor que este lugar afuera de la pantalla.

Seguir leyendo “Festival”

Palabras que matan

«Todos están preocupados por mí. Pero no va a pasarme nada. Se los digo. No obstante, nadie me hace caso. Me miran entre espantados y compungidos…»
⎯¿Compungidos? ¿Qué palabra es esa? ¿Quién usa “compungidos” en un cuento? ⎯dice él y se ríe, luego canta⎯ Palabras, aléjate de mí con tus palabras…  ⎯y vuelve a reírse a carcajadas. Seguir leyendo “Palabras que matan”

Fotos robadas


Foto 3: EL CUERPO 

Me desnudé para recuperarme, casi me perdía dentro de las ropas, apenas oía el latido suave del corazón, rítmico. Me desvestí y no me miré en el espejo, pero ahí estaba la piel, joven aún, como puede no la vea dos veces, es como el río.

Ayer cuando me bañaba noté que su color no era el mismo, la luz del bombillo incandescente le daba una tonalidad sombría. Después del baño la piel fue más blanca y suave. Como es luego de todos los baños de los días anteriores. Sin embargo, aquella piel y ésta eran distintas. Mi Cuerpo era un traje que respondía a las exigencias de un espacio donde yo era otro objeto, donde la luz, la temperatura, la hora, los colores de los otros objetos, dirigían el camino para que él, mi Cuerpo, mutara discretamente, sin necesidad de una increíble cantidad de años. Seguir leyendo “Fotos robadas”

Truth Inside

Se vive en la mentira mientras no se
ha sufrido. Pero cuando se comienza a
sufrir, se irrumpe en la verdad únicamente
para echar de menos la mentira.
Desgarradura, E. M. Cioran
 
 

Ha comenzado el invierno y el cuarto es frío pese a la calefacción. Catherine está sobre la cama, tiene puesto un pulóver de mangas largas. El pulóver está desgastado, pero conserva en el centro el dibujo de un pez que se traga la esfera del mundo usada como carnada en un anzuelo.

La luz blanca deja sin matices la habitación. Le saca los bordes a todo. Las pequeñas evidencias de fealdad en los objetos. Lo depauperado de una casa vieja, una cama con sábanas desteñidas, el cuerpo de Catherine desnudo de la cintura para abajo, el pelo del pubis crecido y oscuro, la vulva ligeramente abierta, la flacidez de sus muslos que comienzan a denotar que ya no tiene 30 años, los pies cubiertos por medias que alguna vez fueron nuevas. A su lado, Javier, completamente desnudo, la observa. Seguir leyendo “Truth Inside”

Grabación pirata de mi vecina

«Volver, volver, volver, a tus brazos otra vez, llegaré hasta donde estés, yo sé perder, yo sé perder, quiero volver, volver…» Mi vecina oye cantar a Chavela Vargas con esa voz que rasga las paredes. Yo la observo a través de la puerta (siempre abierta) de su cuarto, desde la puerta (siempre abierta) del mío. Mi vecina gusta de canciones tristes que la hagan servirse un trago de ron en un vasito ambarino y cocinar pollo “al cartucho”. Lo sé porque la veo con el cartucho en la mano. Un cartucho de papel en la Habana es una rareza. Un cartucho de papel en la Habana Vieja es una utopía. Pero mi vecina tiene cartuchos de papel. Seguir leyendo “Grabación pirata de mi vecina”

Acrobacia del cerebro

En la televisión están cortando un cerebro en dos con un cuchillo. Explican sus componentes. Pongo el televisor en mute, me resisto a reconocer que el cerebro de alguien ha terminado sobre una mesa, tasajeado como si se tratara de una frutabomba. Mi cerebro no puede dejar de pensar que ese trozo amorfo de materia grisácea, exhibida ahora sobre el guante de un especialista, una vez generó muchas ideas, guardó recuerdos, vivió numerosas fantasías, se conmovió con los amores y desamores del cuerpo que le tocó como envoltura; un cuerpo que ahora lo ha abandonado a la fría mesa de experimentos. ¿De quién sería el cerebro televisado?

Seguir leyendo “Acrobacia del cerebro”

Reality Show

Antiguo emplazamiento del edificio Alaska. (Foto: desarraigos.blogspot.com)

Primer plano: retrato del Ché. En blanco y negro sobre pared descascarada.

Segundo plano: piso hundido al aire libre. Muchacho sin camisa, la cara triste, mira la lluvia caer sobre las baldosas abolladas. Se hace un charco.

La Habana, suite de los símbolos. Seguir leyendo “Reality Show”

La pitonisa y el asesino


Llega agitada, meneando el pelo: corto, irregular y rojo artificial. Se quita la chaqueta de cuero llena de gotas de lluvia. Ambos gestos sincronizados son el símil de una perra sacudiendo su pelaje húmedo sobre mí.

Se desploma en la banqueta continua y no pide disculpas. Mira al camarero en la nuca y lo hace girar.

⎯Un whisky con hielo ⎯grita la inconsciente.  Seguir leyendo “La pitonisa y el asesino”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑