Buscar

La china fuera de la Caja

Arte, Literatura, Cuba y todo lo demás…

Etiqueta

Internet

Gestos comunes de internet

Ilustración de Asaf Hanuka.
Ilustración de Asaf Hanuka.

El detalle de un escote apretado en 500 x 345 píxeles junto a la frase: «Hola que tal?» [sic]. Esa imagen encierra nuestro tiempo. Son los pechos de nuestra era de exhibicionismo digital. Las tetas internautas que saludan no sólo al presente, sino también al futuro, “inmortalizadas” para siempre en  un tuit, pero ¿será Twitter “inmortal”?  Seguir leyendo “Gestos comunes de internet”

El lado Twitter de la vida

Te podré en situación: Es viernes y eres usuario de Twitter. Llevas en la red social lo suficiente para saber que este día de la semana los usuarios recomiendan a otros. Recomendación que en este sitio se hace llamar #FF o #FollowFriday o “los twitteros que me gustan y leo, síguelos”.

¿Ya estás en situación?

Bien, pues yo quiero hacer esta recomendación a quienes aún no tienen una cuenta en Twitter, sí, porque no conocen a ninguna de las 175 millones de personas en el mundo que nos pasamos al lado Twitter de la vida.

Empecé a usar esta red social relacionándola al tema cubano, la mayoría de los twitteros que seguía eran exiliados o cubanos de la Isla, 140 caracteres regidos por la política, ese tema que nos obsesiona y con el que volcamos en internet nuestras energías y frustraciones. Resultó ser más parecido a un lector de RSS por el contenido de blogs y noticias que se generaba. Para quien trabaja en un medio de comunicación, Twitter es una herramienta eficaz para estar al tanto, instantáneamente, de la información, pero puede ser mucho más.

Mi vocación por convertir un texto en imagen literaria me llevó a buscar otras maneras de contar. Y encontré un Twitter paralelo donde la gente cuenta su vida a golpe de aforismo o parodia la realidad como un humorista las pifias del telediario; ironía, creatividad, sexualidad, vida cotidiana, microliteratura, patologías, algo tan intangible como el pensamiento, reproducido en microtextos.

Hasta el párrafo anterior he usado 1447 caracteres para explicar algo que sólo necesita 140 y tu imaginación. Mejor que leas y te hagas una idea propia. Yo andaré por ahí, leyendo y escribiendo, en mi nueva cuenta.

Mi Follow Friday es para:

@ciervovulnerado Escríbeme un poema, le dijo él. Ella tomó una servilleta y escribió: Existes.

@oximoron_ ¿Qué son los espermatozoides, sino almas en pene?

@Livkeller Puedes escribir ‘libertad’ en todos los muros que encuentres. Y aliviarte. Pero no servirá de nada hasta que lo grabes en tu conciencia.

@ShelldorCooper Del amor al odio solo hay un “al” de distancia.

@elverdesvida Enviarte una carta es una excelente manera de trasladarme a otra parte sin mover nada, salvo el corazón.

@mumalsetieqdar Hoy me he cruzado con el que quita lo bailao. Está asqueado de que siempre estéis desafiándole. Que sepáis que va a por vosotros.

@200bares Cada vez que veo a alguien en silla de ruedas me entran ganas se sentarme encima y gritarle: ¡siga a ese coche!

@violencevintage Han pasado diez meses desde mi fiesta sorpresa de cumpleaños, y mis amigos siguen escondidos en algún lugar de la casa.

@Loveofzombie Cuando el amor llama a tu puerta, normalmente sueles estar durmiendo.

El "parloteo" de Twitter

Últimamente he estado leyendo un poco sobre Twitter, el primer acercamiento fue coyuntural, por mi trabajo tuve que involucrarme en el manejo de las redes sociales, y aunque ya usaba Facebook, YouTube y alguna más, no tenía idea de cómo funcionaba el “parloteo” del microblogging.

Unos meses después aunque no soy una super twitera todavía, ya sé algunos entresijos de esta red. He descubierto gente dispar y curiosa que me han hecho reír y pensar en 140 caracteres, he estado cayéndole atrás a periódicos y noticiarios, enterándome minuto a minuto de lo que ocurre en el mundo por los globitos azules de TwitterFox, he blockeado mucho spam y publicidad sexual-engañosa, he visto como otros me siguen aunque tengamos ideologías muy diferentes y “lo entienda”, pero no lo comprenda cuando retuitean (RT) algún tweet mío que es justo lo opuesto a lo que estos blogueros comunistas piensan… ¿Será que empieza a surgir una forma totalmente justificada de chivatería?

En Twitter puedes encontrar gente de todo tipo, personajes de películas, de cómic, presidentes, terroristas, actores, famosos… Hay muchos muertos revividos en el ciberespacio, puedes seguir a Dios o al Diablo, pero nada garantiza que sean lo que “esperas”, de falsos apóstoles está lleno el mundo twitter, y hay gente para todo, prueba de ello son los 1760 followers que tiene uno de los varios Fidel Castro que hay en esa red social.

Twitter de Fidel Castro

Algunos piensan que somos lo que seguimos, porque dice mucho de nosotros la información que nos interesa. De momento me da mucha gracia revisar los following de este falso o real @fidelcastro y descubrir que (per)sigue a @homersimpson, @bush, @god y @osamabinladen

Se imaginan al propio Fidel frente al ordenador para tuitiar su última micro(re)flexión… ¿no, verdad? Estos son los momentos en que doy gracias porque la imaginación tenga un límite, y la realidad otro mayor: por mucho que intenten los regímenes totalitarios acaparar los nuevos medios les será imposible, hoy casi todos podemos llegar, podemos hacernos eco, podemos decir nuestra verdad. Esa es mi fe, que por tantos que sigan al “Líder de la Revolución, Salvador del Pueblo Cubano” como desfachatadamente le define la Bio, otros muchos logren saber que eso es una falacia; que una bloguera como @yoanisanchez tenga 2922 seguidores, 1162 más que el dictador cubano, es una pequeña prueba ¿no creen?

@LienLau No me gusta: el mundo sin Twitter

Así que intento seguir descubriendo y parloteando para acortar la distancia que separa tu mente de la mía.

@LienLau ¿Qué es estar conectado con alguien? La sensación de no estarlo realmente puede perseguirnos toda la vida. Habrá que darle un voto a la fe.

Por ahora les dejo con algunos de mis tweet favoritos que he leído de otros:

@breveces Las horas son estanterías de tiempo que a menudo desaprovechamos.

@Joannix La única libertad que realmente tenemos es la de escoger… Así que escoge con sabiduría.

@breveces Moriría por tener una larga vida.

@MiMesaCojea Estoy entrenando a mi perro para que me traiga los RSS.

@CarlaDelgado “Si crees totalmente en ti mismo, No habrá nada que esté fuera de tus posibilidades” – Wayne W. Dyer

@michelsian Kierkegaard: “La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla: si uno la empuja, la cierra más”

@MiMesaCojea En alguna parte de Internet están todos los comentarios censurados por los periódicos. Lo llaman Comentopía.

@toniros Lo malo de la libertad creativa es la libertad creativa, pero acotando un diseño da la sensación de que te estás perdiendo tantas cosas…

@breveces La silueta es la gráfica de un cuerpo.

@cap0 Si hace 400 años no existían bolsas de plástico, ¿cómo saben que tardan 400 años en descomponerse? ¡Ja! ¡A mí! Pues no soy listo, yo…

@MiMesaCojea #frasesdemadres Qué tonto te pones cuando hay gente.

¿Compartir o no compartir?



¿El Copyright no es de nadie?, paradoja simpática la de la imagen que se usa para decir que un autor tiene todos los derechos reservados sobre su obra. (Fragmento de imagen de Wikipedia)

Hace unos días reactivé el contacto con una escritora que colaboró en La CAJA de la china, quería seguirle la pista a su literatura y proponerle colaborar en el blog. Ella se mostró receptiva y dispuesta, pero indecisa en el envío de cuentos inéditos. Su temor a publicar en la red radica en la fragilidad de los derechos de autor, teme que puedan robarle o plagiarle sus textos. Y claro, la entiendo, ella me escribe desde La Habana donde cuenta apenas con unas horas de cibercafé literario a la semana y su visión de la web no puede ser igual a la de un usuario entrenado, desde allí apenas tendrá ocasión de revisar los correos, responderlos, buscar concursos literarios, leer noticias quizás… Más allá de ser incapaz de imaginarme en que emplea su tiempo, sé por experiencia propia que la visión del mundo digital desde Cuba es muy limitada. No puede ser de otro modo en un país donde no hay libre acceso a internet.

Sin embargo, el temor a que usurpen nuestra propiedad intelectual y/o personal está en personas e instituciones de todos los países. Hoy comentábamos en el trabajo como la nueva Ministra de Cultura española está enfocada en frenar el intercambio P2P con objeto de evitar la “piratería” que sufre el cine español. Sin embargo, el cine español es uno de los menos descargados según los internautas. Paralela a esta lucha por el respeto a los derechos de autor se visualiza un panorama digital en constante desarrollo, las redes sociales permiten a los usuarios compartir todo tipo de archivos, los sitios de streaming ofrecen películas online y diversas web ya cuentan con agregadores sociales y la posibilidad de incrustar un código que genere la información desde un servidor externo a nuestra web. Hay muy poco en el mundo virtual que no esté interconectado, que no abarque esos términos de interactividad de la web 2.0. Pero la necesidad de proteger lo que creamos persiste, es una convicción arraigada en la conciencia humana, tenemos derecho a usar la web de diferente manera y eso digamos que, parafraseando el dicho: lo entiendo, pero no lo comprendo.

Hoy he retirado de este blog todas las imágenes que no sean de uso público o pertenezcan a terceros que no me hayan autorizado a ponerlas. Hoy he recibido un correo de una usuaria de Flickr que me pedía retirar su foto del blog ya que la había publicado sin su consentimiento. En el correo reconocía que yo había citado la fuente, pero pese a eso debí preguntarle primero. Apela a mi condición de artista para que comprenda su posición. El caso de esta chica es peculiar, al ir a chequear su perfil de Flickr veo que hay incongruencias en el uso de licencias, por un lado está el sello de Creative Commons de Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas y por otro el Copyright de toda la vida. En verdad esto no hace más que confirmarme que tengo que hacer un uso más consciente de la información, que a pesar de tratarse de un blog, de no lucrar sino publicitar contenidos ajenos, y no haber manipulado su imagen, el error es mío, porque todos no tenemos la misma visión de internet.

Cuando me ocurren estas cosas veo más clara mi postura. En materia personal sé que tipo de contenidos puedo compartir en la red, y en la medida en que lo haga con conciencia luego no tendré que arrepentirme del presunto mal uso que de ellos se haga. En el trabajo profesional hay directrices a seguir según la postura que uno elija. Hay quienes prefieren colgar sus obras literarias en proceso directamente en la web como mi amigo Martín en BARRENA, una novela digital que se puede seguir a la par que el escritor avanza en los capítulos. Quizá eso sea un impedimento en la futura publicación de un material que ya se ha mostrado digitalmente, pero amén de eso, el fenómeno de libros como resultado de bitácoras exitosas es un hecho singular. (Ni libre ni ocupado, Cuba libre. Vivere e scrivere all’Avana) La manera que tenemos de proyectar nuestro trabajo ha cambiado con internet, el miedo de la prensa plana ante la fortaleza de las plataformas digitales, los festivales de música online (Eristoff Internative Festival), revistas impresas se han sumado a la ola virtual publicando sus contenidos en PDF (Encuentro de la Cultura Cubana, última edición 51/52).
En la red existen y seguirán existiendo todo tipo de pensamientos contrapuestos y confluentes como en la vida real. Sé que tengo años de desventaja en el conocimiento de este universo, aún hay cuestiones del comportamiento cibernauta que desconozco, quizá por eso agobie a algunos con estas divagaciones sobre lo digital –sorry Shaggy, I need to talk about this to understand my work–. Pero tengo claro que quiero aprovechar el lenguaje libre, el Copyleft, el dominio público que puede derivar en más cultura y más información. Tengo claro que estoy aquí y ahora haciendo acto de presencia, mi pensamiento está indexado en el ciberespacio y puedes llegar a él, eso es lo que me importa, esos invisibles hilos que nos interconectan.

Entre el altruismo y la desconfianza

Siempre me sorprende la capacidad altruista de la gente. Yo no lo soy, no al menos de un modo muy visible, quizás el altruismo falso e impuesto de una sociedad como la cubana haya colaborado en mi falta de solidaridad. Quizás haya sido recoger esa sensación por experiencia propia llegada “la hora de la verdad”, pero de eso no me interesa hablar ahora, porque por otro lado he disfrutado de “la bondad de los desconocidos” que ya no lo son tanto.
No soy como mi amiga Chiu que deja su wifi abierto para que en su ausencia lo use cualquier hijo de vecino. Total, ella lo paga y no está. Antes yo pensaba: ¿qué hay de malo en dejar el wifi abierto? Pero la cosa cambia cuando te empieza a funcionar lenta tu conexión porque alguien te come el ancho de banda… No soy de quienes cuelga su perfil en Viajeros.com para “enseñar mi ciudad al visitante y ofrecer alojamiento gratuito”. Veo super guay que existan los voluntarios que cuidan minusválidos y le leen a los ciegos (les leería pensándolo bien, pero quizás lo que yo elija y eso no sería muy filántropo ¿no?); quisiera creer en que hay pensamientos puros y desinteresados que mueven la realidad, creo que de algún modo los hay para que un equilibrio precario nos haga mantenernos medianamente civilizados.
Quizás esos pequeños actos compensen tanta abulia, tanto desinterés, tanto desdén que llegamos a sentir por nuestros semejantes. Yo lo he sentido, he mirado sus rostros en el metro con desprecio, me he burlado de la incultura, de la fealdad, de la obesidad, de la falsa inteligencia, de la pose, del ego, me he burlado de mí en ellos, en el reconocimiento de que para el otro uno es cuestionable, insignificante, ajeno. A veces un oscuro pensamiento recurre: la hegemonía de la inteligencia, del don, del talento, ¿es la verdadera?
La misantropía no me hace feliz porque vivo entre la gente, necesito de ellos para componer el mundo, para que tenga color, armonía, gracia. Porque prefiero descubrir que en lo feo o ínfimo también puede esconderse un segmento de belleza. Porque no puedo evitarlo y vuelvo a confiar en que puedo confiar en la gente.

Internet es compartir

Queramos o no, internet es compartir información. A muchos nos parece ridícula esa foto que cuelga una amiga en Facebook de su último viaje a Malasia, pero también muchos de nosotros queremos dejar nuestro mapa visual, queremos formar parte de esa estructura. Mostrarnos y mostrar lo que vemos.
En Facebook los cubanos de la Isla y los que viven a-islados en cualquier parte del mundo forman una red que les permite entrar en un dialogo que años atrás era muy limitado. Ahora veo fotos de mis amigos de La Habana, ellos logran leer titulares de noticias a las que se suscriben, chatear, compartir textos, tener una presencia en la web, asomar el ojo poco a poco.
De una nota de Claudia que leí el miércoles pasado vi su preocupación por la dificultad de acceder a internet y a sitios como Facebook, y le sugerí que usará Twitter, una herramienta muy interesante para una comunicación rápida y para un intercambio amplio con una comunidad global. También le sugerí que podía investigar como suscribirse a los tweet de noticias para que le llegaran al móvil, le puse de ejemplo el sitio de CUBAENCUENTRO.com en Twitter, que ofrece todos los titulares y link de el contenido completo del sitio.
Es fácil encontrar en la red lo que necesitas, sólo hay que tener un poco de paciencia, algo de lógica, y lo demás como resultado será hasta donde la hegemonía de tu propia inteligencia sea capaz de llegar.
Admiro a esos diseñadores que regalan vectores, a esos programadores de widget gratis, a esos que hacen mostrar su talento como una paladita de suficiencia en el rostro. Hay para quienes no se completa el sentido del conocimiento si no lo comparten.
A mí lo que me pasa es que me resulta aburrido usar Twitter si no lo usan mis contemporáneos, la gente que conozco, con los que comparto y me interesa compartir información, de ahí que le cayera con la pituita de la publicidad involuntaria a mi amigo Kauix hasta que se abrió su cuenta en Twitter.
Claudia me pidió que le explicará sobre lo de Twitter para que ella pudiera hacerlo y explicárselo a otros bloggers cubanos que lo puedan necesitar. Hoy leo un post de Yoani donde habla de un nuevo sitio, GranPa, para que los cubanos de la Isla se suscriban a los RSS de noticias de sitios como Cubaencuentro o el Nuevo Herald, cinco noticias máximo aclara en las instrucciones. El sitio es muy sencillo, cuenta de una única home donde ingresas los datos de registro, y debajo, un discreto botón de donar, (al fin y al cabo ¿hay pecado en donar por proyectos altruistas? pero, ¿eso de los mensajes vía móvil no lo hace twitter también, por qué GranPa sólo ofrece cinco mensajes?¿realmente hay sólo filantropía en este proyecto?)
Mi desconfianza vuelve a saltar la alarma de vez en cuando, ese delirio persecutorio que los cubanos tenemos –CDR mediante-, la espinita de que nada es por la cara, de que gratis en esta vida hay muy poco…
De momento prefiero quedarme a mi margen entre el altruismo y la desconfianza, y construir de manera muy simple este manual de instrucciones básicas para que cualquiera pueda postear automáticamente sus post a Twitter y que la información siga corriendo, vamos a ver hasta donde se puede llegar.

Manual para usar TwitterFeed

La libertad de disentir

He estado descubriendo blogs.De todos tipos, ideologías, discursos, nacionalidades. La web es un universo infinito, mi mapa virtual no cubre ni el 3% de la www. Lo que más me gusta de internet es que todo puede enlazarse, acceder de un link a otro y llegar a sitios insospechados. Ahí descubres que hay mucha gente como tú, pensando y dando a conocer aquello que piensa, que a veces, se parece mucho a lo que piensas tú. Otras gentes te sorprenden por su capacidad para ironizar con la realidad, con un humor que tú no tienes pero que te hace reír, adoro los blogs que me hacen reír, donde blogger y comentaristas completan esa puesta en escena de una opinión, como dice un colega del trabajo: ‘un blog que no tenga posibilidad de ser comentado no es un blog’.

Das con gente a la que no quieres parecerte porque están a muchos años luz de la libertad de expresión que quieres (tienes) en tu vida. Los hay admirables, locos, desarrapados, gente excepcionalmente sencilla y especial, ante los cuales a veces uno se siente algo más cotidiano.

Pero también encuentras en la blogósfera mucho mal gusto y cero imaginación. Mucha cutre chea awful verborrea digital, me agreden los jpg’s pixelados, los banners chillones, los cliché estilísticos en lo visual y lo textual, aburridos blogs post que pueblan la red como la gente ordinaria puebla el mundo.

En la web hay de todo como en la realidad, no hay división, porque necesitamos de la una para llegar a la otra, y viceversa. Muchos hemos utilizado la red para ampliar campos de creación, para exponer y compartir ideas, dejar un calendario de nuestro pensamiento. Lo cierto es que se hace de todo, se vende y se compra, se comparte y reparte, se hace el amor y la guerra, se folla virtualmente, se cibermata, algunos juegan ajedrez, comparten en twitter ideas a lo haiku, alguien lleva su vida como un reality show, exhibe cada día una foto de su cuerpo que envejece lentamente sobre ciudades de este planeta. Hay disidentes de todo, ciberperiodistas, ciberciudadanos de un país sin construir, ciberfamosos, ciberpolicías, ciberlacayos, y podemos ponerle a casi todo la ‘ciber’ conjugación para estar a tono con la duplicación de nuestro mundo en la red.

Comunidades. ¿Será que sigo siendo un animal de manada sin manada?

No me siento demasiado a gusto formando parte de un conglomerado, a la larga no coincido con tanta gente en opiniones e ideas, en proyección y filosofía de la vida, quizás sea el efecto repelente de mi impuesta colectividad insular, quizás es esa certeza de que ‘iguales’ no somos, que en nada nos parecemos, y en eso justamente empiezan las semejanzas.

Después vienen las impostergables referencias, vengo del mismo lugar que otros 11 millones -¿y más?-, cubanos diseminados por el planeta, con ellos comparto la preferencia por los tostones, el recuerdo del período especial(mente jodido), la maldición de una dictadura de 50 años que parecen miles, pero ¿en que me parezco yo a mi vecina del solar habanero, en que me parezco a un periodista independiente que reporta desde Morón, en que me parezco a una bloguera del Vedado que envía post por e-mail a un amigo en Australia, en que me parezco a cualquier otro cubano que ande por alguna calle de Helsinki?

Si un sentimiento me interesa perpetuar de semejanza, aunque estoy consciente que hay miles, si en algo me parezco a otro cubano va a ser en la necesidad de que un día mi país sea democrático, que la libertad de expresión no sea un pecado, que haya derecho a la disidencia, porque disentir es ejercer la libertad.

_________________________________________________________________________

Este post es a propósito de una petición de la blogósfera cubana de libertad de expresión, libre acceso a internet, a la entrada y salida del país, libertad a los presos políticos, libertad para Cuba. Debo decir, ejerciendo mi derecho a disentir, que no creo en iniciativas como estas, al menos que el poder mediático rebase lo ’ciberlocal’ y aunque esa “petición” no sea atendida por el gobierno castrista, al menos tenga su eco en el mundo aunque sea para recordar la vergüenza de tantos ojos vendados ante la falta de derechos.

Pensar en Cuba me deja sin opciones, el encierro que viven los que están en el país, esa separación forzosa entre los que están dentro y fuera, detesto laetiqueta de cubanos de dentro y de fuera, pero es “la cruda realidad”, estamos divididos, en muchos sentidos, desorganizados, como me dijo un amigo cuando comentábamos vía chat de las aberrantes discusiones, los odios, y desidias de la blogósfera cubana. Absurdo, pero el cubano odia a su manada. Lo veo y me deja asqueada, aburrida, deseando evadirme en noruega, en finlandesa, en descendiente de otras guerras y otras migraciones, y lo único que me retiene de esa larga carrera de huida es que sé lo que no quiero, no quiero que pasen otros 50 años y todo siga como una ridícula canción pop: igual.

De ahí que pueda ser efectivo, aquello que Ortega y Gasset dijera: “En tanto que haya una persona que crea en una idea, la idea vive.” O como escribiera José A. Pérez: El derecho a la disidencia.

Post back: Free @ internet ya

Free @ Internet ya

Soy blogger, soy popular, y eso nadie me lo quita, eso nadie me lo va a quitar.
China Habanera*

Desde el 2006 me acercaba tímidamente al mundo de la Web, como nos sucede a quienes recibimos la verdad a cuentagotas: un poco de acceso IRC, dialogar con personas desde cualquier punto del planeta, el e-mail como epistolario virtual, vía de intercambio, la Red, un dispositivo para canalizar ideas de otro modo. Sólo un grupo reducido podía acceder a esta comunicación, que hoy se ha extendido en la Isla un poco más, después de legalizar la pertenencia de un ordenador.
En casa le tirábamos una manta por encima a la computadora, estaba en plena sala y los fumigadores-informantes anotarían su presencia como si de un mosquito gigante se tratara. Como consecuencia habrían dos resultados: vendría un segundo inspector menos amable a decomisar el equipo ilícito o vendría el propio fumigador camuflajeado de ladrón. Vendría, de cualquier manera, una candela que nosotros evadíamos cubriéndolo como un gran altar, y lo era.
Lo es todavía, vivimos pegados a la virtualidad, cada uno busca en ella algo distinto. Información, placer, comunicación, negocio, creación… El ordenador es un objeto solitario que te coloca en una plaza cubierta de gente, (lo mejor es que no sudan, no están gordos, cojos, feos, no hay caras largas, nadie choca físicamente contigo pensarán algunos).
Era curiosa mi relación con la virtualidad en La Habana, no sabía lo que era un blog, pero no había manera de averiguar nada, no tenia acceso a Internet. Hacer la revista digital La CAJA de la china fue la manera que encontré de utilizar la red para escribir y mostrar la literatura de los que conocía. Siempre tuvo un sentido muy personal, como postear lo tiene, es mi visión de las cosas a fin de cuentas. No entiendo mucho de esas personas que dicen hablar por miles, y solamente están hablando en nombre propio, porque yo coincida en algo contigo no significa que me puedas anular; la Web deja que hablen todos.
Habría tanta gente en mi país que tendría un blog si tener Internet no fuera un pecado caro, si el pueblo cubano pudiera existir más allá de esa amorfa palabra, representada en Internet por unos pocos. Rostros que se repiten en noticias, entrevistas, fotos, videos, el decorado atrás es un gentío que pasa comprando el pan de la cuota, ajeno a quien posa en primer plano, inocente de que se habla de él, se lucha, se miente, se mata o se resiste en su nombre.

Cuando vivía en La Habana nunca supe quienes eran las damas de blanco, su Habana y la mía eran calles idénticas donde nunca me las encontré con gladiolos en las manos y blancas blancas blancas como si hubiera que limpiar la ciudad. Sólo veía iyabos desde San Isidro a Belén y a Jesús María. Y pensé que podían tener ese sentido de purificación visual en aquella ciudad sucia. Me resulta increíble que alguien esté siendo encarcelado por disentir pacíficamente y el vecino de al lado crea que le han encerrado por delincuente, aún para quien quiera creerlo, esa versión de los hechos no existe en los medios. Ni asesinatos, ni balseros, ni presos políticos, resguardado está el pueblo de imágenes que puedan herir su sensibilidad, resguardado está de la verdad, tenga ésta el tono que tenga. Una verdad que me pisa los talones, hoy descubro la otra parte de Cuba que no veía, y la que una vez fue mi verdad, la vivencial, la sentida, hoy se va diluyendo en chistes, canciones recurrentes, recuerdos que dan paso a otros, un viaje de superaciones.
Empezé este blog en 2008 y aún no sé bien que es ser un blogger, debí buscar en la Wikipedia, pero prefiero averiguarlo por el camino, a estas alturas si el manual de blogger existe no lo quiero. ¿Blogger profesional, eso existe?
Bloggear es un asunto personal, no se salva a la Patria bloggeando, no se funda una nación en el ciberespacio. Ser blogger está de moda. Mola. Es gratis, es divertido, es hobby, es necesidad, es negocio, es cool, es progre, es way, es una oportunidad, es una adicción, un masoquismo, un performance, exhibicionismo, egolatría, comunicación, una actitud ante la vida…
De una manera u de otra, estar en Internet completa la existencia contemporánea, teclear tu nombre en google y formar parte de una lista intangible de gente que burla las fronteras. Bloggear es conjurar la libertad, puede parecer poco, pero cuenta.
Free @ Internet para Cuba ya.

____________________________________________________________
*Parodiando uno de esos temas que se vuelven dichos callejeros, Soy Cubano, yo popular de la Charanga Habanaera.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑