Buscar

La china fuera de la Caja

Arte, Literatura, Cuba y todo lo demás…

Etiqueta

libros

Mi nuevo libro viene en camino

3825822831_f26a3f923e_o

Un borracho-homicida frustrado, una suicida que pone canciones por teléfono, un escritor condenado por su obra, poemas leídos por un muerto, un padre que pierde lo que más quiere, amores que matan y muertos en vida, enfermedades como sentencias, víctimas que toman un trago junto a su asesino; La Habana que fallece un poco en cada historia, ciudad-escenario de algunos de los 17 relatos de mi próximo libro, Amor se escribe con M de muerte, donde la muerte es el personaje principal… ¿O lo es el amor?

Seguir leyendo «Mi nuevo libro viene en camino»

Presentación de ‘Faithless’ en Madrid

El próximo 13 de julio, a las 20 horas, presento mi libro de relatos eróticos Faithless (Habitación 69 Ediciones, México DF, 2011), en la librería & café La Marabunta (C/ Torrecilla del Leal, 32) del barrio de Lavapiés en Madrid. Leeré alguno de los textos y se venderán ejemplares.

Seguir leyendo «Presentación de ‘Faithless’ en Madrid»

Alumbramiento: ‘Faithless’ salió de imprenta

'Faithless', 2011, Samsara Editorial.

Mi primer libro es ya un hecho material, aquí está, recién nacido y aún envuelto en placenta de cartón y olor a tinta… Esto último lo imagino porque todavía está en tierra mexicana. Ahora sólo deseo tenerlo pronto en mis manos y poder compartirlo con ustedes.

Próximamente les comentaré sobre su futura presentación en España; por el momento pueden contactar con Samsara Editorial a través del correo: samsara.editorial@gmail.com para su compra en América.

Un adelanto en audio de uno de los cuentos:

Una camarera (expatriada a cualquier lugar del mundo)

Ecografía de mi primer hijo impreso

Luego de estar casi diez años intentando procrear, varios abortos* mediante, con la certeza desde 2009 de que, por el momento y no sé hasta cuándo, mis hijos no nacerían en Cuba, hoy lo de “nadie es profeta en su tierra” viene a ser casi un eslogan irónico de mi actual embarazo: “Faithless”, así se llama mi primer hijo, nacerá en México, y es un libro de cuentos eróticos.

Pudiera abundar en su genealogía, en cómo se fraguó este proyecto y en la historia que entraña, dentro y fuera de sus páginas, pero ya tendremos tiempo de oír sus pulsaciones textuales, de saber cuál es la naturaleza de su sexualidad, con qué palabras y cómo las dirá…

Hoy sólo quiero presentarles su radiografía, como madre orgullosa, al fin y al cabo; y compartir mi felicidad. Agradeciendo al padrino, Sergio. A. Santiago Madariaga, @Hterefit para quien le conoce de Twitter, por regalarme este sueño, y a Rafael Zamudio (@reiben) por las maravillosas palabras de contraportada.

Ahora sólo queda esperar a que nazca… ¡Falta poco!

Portada de 'Faithless' (2011)
Portada de 'Faithless' (2011) Foto: Dzoara Fonseca.

Seguir leyendo «Ecografía de mi primer hijo impreso»

Leer y llorar en un vagón del metro de Madrid

Leer y llorar en un vagón del metro de Madrid

Estoy leyendo un libro que encontré en la estantería de mi trabajo. Mi librero de Madrid es pequeño, apenas ocupo un compartimento de 30 x 40 x 50 cm del mueble del salón, ejemplares regalados en su totalidad. Mis libros de antes quedaron en La Habana, muchos eran heredados de mi primo, me los dejó cuando se fue a Canadá. De pequeña husmeaba en su librero con envidia. Sus hermanos no eran muy dados a la lectura, por eso cuando emigró recibí la donación por paquete postal, dos cajas de cartón procedentes de Santa Clara que fui a recoger a la estación de trenes.

De mi librero habanero no leí ni la mitad, ya lo he dicho en otras ocasiones, soy una pésima lectora, y siento debilidad por las estanterías ajenas, Prefería leer los libros de Damián —eran mejores que los míos, Anagrama, Turquest y libros prohibidos—, como consecuencia no leí completamente Los versos satánicos o Ensayo contra la ceguera, y los dejé abandonados junto a mi querido Palinuro de México y todos los catálogos, revistas y postales que me daba por acumular.

Dejé mis diarios con letra ilegible desde la infancia hasta que tuve quizás 20 años y me aburrí de poner fechas en cuadernos —al menos siguiendo un orden cronológico—, dejé fotos, pinturas, mi pañoleta roja que guardaba como fetiche junto a la camisa blanca llena de firmas de los compañeros de aula. Dejé las cartas de amor mal redactadas que nunca tuve valor de tirar, algunas obras, grabaciones… Dejé 27 años dispersos en objetos, paisajes, calles, rostros, recuerdos que se diluyen.
En la valija de un emigrante no cabe todo. Seguir leyendo «Leer y llorar en un vagón del metro de Madrid»

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑