Buscar

La china fuera de la Caja

Arte, Literatura, Cuba y todo lo demás…

Etiqueta

Life

Voy a ser madre


Voy a ser madre.

Me lo repito mentalmente para creérmelo. En unos meses voy a ser madre.

Antes de esta experiencia tenía claro que era un gran paso, pero no sabía cómo de grande, no sabía que era como elegir una nueva vida, incierta; una nueva vida donde cuidaré de otra vida.

No tengo miedo.

Me lo repito mentalmente para creérmelo. No tengo miedo.

Pero sé que el mundo se abre a miles de responsabilidades, retos e incertidumbre. Sé que habrá momentos de dolor y de alegría. Sé que el miedo se va justo cuando me lleno de fe, cuando reconozco que vivo mi momento único y que él, mi hijo, es lo más grande que estoy creando. Seguir leyendo “Voy a ser madre”

Anuncios

Lisboa, meu amor…

Lisboa, 2016.

Este viaje era muy importante porque era la primera vez que salía fuera de España desde que llegué a este país en 2007. Qué mejor lugar que Lisboa, la bella decadente. Qué mejor fecha que en verano, en nuestro cumpleaños.

Aunque han pasado muchos meses, no quería dejar de escribir algo sobre este viaje a Portugal el año pasado. Quizás para muchos que han tenido la suerte de conocer medio mundo desde pequeños (porque han crecido en países libres, porque sus padres les han llevado de viaje o porque han tenido un pasaporte sin estigmas) puede que viajar no sea gran cosa, pero para mí, que no pude salir de Cuba hasta los 27 años, viajar es vivir dos veces, es crecer aceleradamente, cobrar de modo revertido algo de la experiencia que no pude tener cuando vivía en la isla-cárcel.

Seguir leyendo “Lisboa, meu amor…”

El infierno del adolescente cubano

Fotograma del corto ‘Camionero’, escrito y dirigido por Sebastián Miró.

La única vez que fui al psicólogo ha sido en la adolescencia, no había cumplido quince años y estudiaba en una escuela en el campo, en régimen de beca, salíamos de pase los fines de semana. El modelo de escuelas al campo cubanas comenzó en los años 70 y hasta hace poco existían, en los años 90, mi época de estudiante, eran las únicas disponibles si se quería luego acceder a la Universidad, ya que los preuniversitarios en las ciudades habían desaparecido, quedando sólo escuelas de oficios, de arte y de deporte. En las escuelas al campo se combina el estudio y el trabajo, el alumno realiza media jornada en labores agrícolas, y estudia en la otra jornada del día. En las noches también se estudiaba, aunque a veces había recreación con grupos de música. Los horarios eran estrictos, guión colectivo del que no podías salirte, con uniforme incluido.  Seguir leyendo “El infierno del adolescente cubano”

2011 de círculo vicioso

'Manos dibujando', 1948, litografía de M. C. Escher. (www.mcescher.com)

 

Pasado el efecto fin de año: Volvemos a ponernos el traje de sobrevivientes y nos lanzamos a caminar el 2012 llenos de esperanzas y deseos, pero llevando en el equipaje algunas metas incumplidas porque el paso de un año es puro formalismo frente al paso del destino. De ahí que no creo sea coincidencia que terminara 2011 como lo empecé, en una fiesta multicultural en Lavapiés, en la misma casa, con más o menos los mismos amigos y (des)conocidos, las mismas canciones balcánicas  e internacionales tocadas por los músicos de Million Dollar Mercedes Band, y la misma alegría colectiva que oxigena algunas de mis noches en Madrid para crearme la ilusión de que esta ciudad es mi hogar ahora. «Se cerró un círculo», le dije a la anfitriona de la fiesta cuando nos saludamos —un año antes no nos conocíamos e irrumpimos en su ático llevados por otros invitados—.

Veo símbolos por todas partes como fantasmas, siempre he pensado que detrás de cada hecho hay un significado por descubrir, pero mi mente deficiente no logra la mayoría de las veces ver con claridad. Esta vez sentí que el año me daba una bofetada mostrándome mi vida circular, mi vida que gira sobre sí misma, mareada, cansada, sonriendo cuando quiere vomitar, bailando para no llorar. Mi vida déjà vu como las luces navideñas de Madrid, recicladas del año anterior. Mi vida varada en el Hoy.

Seguir leyendo “2011 de círculo vicioso”

Adiós 2011

Na’ vida, en Navidad

Papá Fidel mató a Papá Noel en 1959. (La Habana, 2011. Foto: Getty Images)

 

La euforia colectiva inyectada de generación en generación. Por los medios, los padres, el colegio, los comercios, los políticos, los curas, la madre de los tomates.

Pienso en La Habana. La sucia terraza de la calle Acosta donde ya no vive mi madre, donde antes viví yo, donde ahora viven unos extraños que no conozco, que no conoceré. Extraños que ocupan ese espacio minúsculo que antes fue mi casa diez años, ese espacio que vio las mil caras de mi cara. Seguir leyendo “Na’ vida, en Navidad”

Decálogo de (dis)gustos

Me gusta el café cortado en nuestro bar de «siempre».

 

  1. Me gusta sentarme sola en un quicio del barrio cuando hay sol y fumar un cigarro, escuchar música mientras miro los coches y la gente pasar.
  2. No me gusta la lluvia constante que hace más frías a las almas.
  3. Me gustan las canciones de Nat King Cole y la música vieja americana porque me limpian el rostro con una sonrisa de jazz. Seguir leyendo “Decálogo de (dis)gustos”

Fumadores del tiempo, y un poema

 

El azar sopla en las calles, los pasillos y las plazas de la ciudad. Me gusta caminar en las tardes rumbo al estanco. Siempre he construido rutinas solitarias alrededor del acto de fumar. Esté en la ciudad que esté, necesito de un momento a solas con mi barrio y un cigarro. Escuchar música. Ver a la gente pasar en sus rutinas. Cargados de bolsas de la compra, arrastrando a sus hijos, llevando la verdad invisible de sus vidas a cuestas. Los miro como queriendo atravesar sus cuerpos y entrar en sus mentes. Los escudriño. Los espío. Recreo vidas posibles, circunstancias, roles. Por un rato muevo sus hilos falsamente. Termino el cigarro y vuelvo a casa lentamente con sonrisa de Gioconda. Seguir leyendo “Fumadores del tiempo, y un poema”

No somos lo mismo ni los mismos

Suplemento del Periódico Guamá. (http://el-guama.blogspot.com)

 

(Des)iguales

Uno de los rasgos del totalitarismo de estado es la necesidad de igualar a los individuos intentando desterrar sus particularidades. El molde del ciudadano modelo es perfecto e incuestionable porque lo dice ¿quién? Todos, repite una y otra vez el Estado, para que nos lo creamos, pero en realidad sólo él tiene poder para definir el proyecto de hombre nuevo que una sociedad igualitaria necesita.
Seguir leyendo “No somos lo mismo ni los mismos”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑