Un mes y tres días que no pongo una letra aquí. Pero no he desaparecido, ni lo haré. Ni me callaré, ni dejaré de escribir y defender lo que pienso. Hace unos días le contaba a un chico español algunas de esas cosas que para los cubanos son totalmente cotidianas y escandalizan a cualquier habitante del primer mundo. Esas cosas que ahora no tengo ganas de enumerar pero que muchos aquí sabemos. Esas mierdas por las que un día tú, yo, él, ella, ustedes, ellos, nosotros nos fuimos, dejamos atrás una vida como quien huye de un incendio. “Es como si hubieras estado en coma hasta hoy”, me dice.

Sí, pero he despertado, he salido de ese coma profundo, y no sólo porque hoy estoy de este lado del mundo, sino porque soy consecuente con lo que quiero y lo que pienso. No voy a permitirme tener doble moral, no voy a autocensurarme. No me voy a olvidar de donde vengo. Cuba es mi amor no correspondido, es el dolor fundamental que levanta otros dolores colaterales. Y que sienta esto no significa que no viva en mi presente, que no disfrute del frío de Madrid, descubrir lugares nuevos, renacer de las cenizas. Pero la quemadura está en mi piel, la cicatriz es mi pasado. Quién olvida su pasado no sabe quién es.

Recordar es mirar a esa marca en el mapa, a ese nombre de cuatro letras, a las caras conocidas, es una imagen que rebota, un callejón oscuro, un apagón de ocho horas, es aquel plato de fríjoles que compartimos, son mis amigos en el malecón, es la risa de mi madre, son las veces que lloré por tanta miseria, los cubos de agua que cargué, la libertad que añoré, el sueño que perseguí. Y desperté.

Los emigrantes somos una raza de sobrevivientes, por partida doble, ya sobrevivimos a aquella vida que no queríamos, ahora sobrevivimos en esta que estamos luchando por conseguir. No desperté de ese coma en Cuba, pero si tú desde allá, donde quiera que estés puedes oírme, si sientes una voz que te susurra al oído: despierta, despierta… Por favor, hazlo, hagámoslo, donde quiera que estemos. Hagámoslo de una vez, y despertemos a una Cuba Verdaderamente Libre.

Es mi deseo, tu deseo, su deseo.

PD: Desde el 4 de diciembre parte del equipo de este diario y parte del consejo de la revista Encuentro de la Cultura Cubana inició un nuevo proyecto, sin relación alguna con la Asociación Encuentro de la Cultura cubana.

El nuevo proyecto es DIARIO DE CUBA, donde continuaré colaborando, y por el momento, ya que el proyecto está en fase de construcción, continuaré publicando en La china fuera de la Caja en Blogger. Gracias por este tiempo que hemos compartido. Le espero tener en mi nuevo-viejo embalaje http://lachinafueradelacaja.blogspot.com/.

Saludos,

La China

Nota: Este post lo escribí y publiqué ayer en mi blog alojado en CUBAENCUENTRO.com y esta mañana han retirado el acceso a los blogs del homepage, URL de la nota: http://www.cubaencuentro.com/lien-carrazana-lau/blogs/la-china-fuera-de-la-caja

Nota completa de la Redacción CE:
A NUESTROS LECTORES

PARTE DEL EQUIPO DE ESTE DIARIO Y PARTE DEL CONSEJO DE LA REVISTA ENCUENTRO DE LA CULTURA CUBANA INICIA UN NUEVO PROYECTO, SIN RELACIÓN ALGUNA CON LA ASOCIACION ENCUENTRO DE LA CULTURA CUBANA.

Hoy, 4 de diciembre, Cubaencuentro.com llega a su noveno aniversario. A lo largo de estos años ha sido nuestro propósito dar noticia de cuanto ocurre en Cuba y sobre Cuba, así como poner a disposición de autores y lectores una plataforma de opiniones plurales.

Desde el 7 de octubre pasado nuestro equipo de redacción y el de la revista impresa quedaron sin vínculo laboral con la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana. Sólo el trabajo realizado de forma voluntaria por todo el equipo periodístico ha hecho posible la aparición diaria de Cubaencuentro.com desde entonces. A este esfuerzo se han sumado muchos de nuestros colaboradores, entregando sus textos sin recibir honorarios a cambio.

Creemos que un proyecto como éste sólo puede continuar exitosamente desde otro modelo de gestión. Y, puesto que Cubaencuentro.com pertenece legalmente a la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana, realizamos incontables gestiones ante la presidencia de dicha asociación para continuarlo de manera independiente.

Tales gestiones han resultado infructuosas, pese a nuestra voluntad de alcanzar un acuerdo legal. Ante esta situación, nos vemos obligados a interrumpir definitivamente nuestro trabajo en este portal. El equipo completo de este diario y parte del consejo de la revista Encuentro de la Cultura Cubana inicia un nuevo proyecto, sin relación alguna con la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana.

La nueva publicación digital, Diario de Cuba, se inicia gracias al trabajo voluntario de los periodistas, depende por el momento de la confianza de nuestros colaboradores, y aparece de manera provisional, a la espera de un diseño y una estructura definitiva.

Sabemos que al abandonar este portal renunciamos al espacio conseguido a lo largo de nueve años de trabajo y podríamos estar renunciando también a una comunidad de lectores que ha sobrepasado la cifra de 200.000 visitantes únicos mensuales. Pero nuestra responsabilidad ante esa comunidad, ante los miles de lectores que alcanzan a leernos diariamente en Cuba vía correo electrónico, ante los periodistas presos por haber publicado en nuestro Portal y ante la cultura y la política cubanas, nos motiva en este nuevo reto.

Esperamos contar con la atención de quienes nos han leído a diario a lo largo de estos nueve años. A partir de ahora, podrán encontrarnos en http://www.ddcuba.com/

Pablo Díaz Espí (Director Editorial del Portal Cubaencuentro.com)

Antonio José Ponte (Codirector de la revista Encuentro de la Cultura Cubana)

Anuncios